vistacab.jpg

5.2.8 Imagen urbana y turismo [BORRADOR]

Imagen a primera vista

La Cabrera es una localidad serrana enclavada en lo que se ha venido a denominar “Sierra Pobre” y surca su término municipal de norte a sur la autovía A-1. Dispone de dos entradas principales desde dicha autovía: la salida 57 que da acceso a la localidad desde el sur y la salida  60 que la da acceso desde el norte. Al acceder a la localidad desde el sur, la vista se nos va directamente a un almacén de materiales con un solar que sirve a modo de vertedero de inertes, y un gran cartel publicitario de un establecimiento público que nos impide la vista de lo más preciado del pueblo, su sierra. Si el acceso lo hacemos desde el norte, las vistas no son mucho mejores, ya que los alrededores del nudo norte se hallan plagados de botellas de plástico conteniendo orines tiradas a los lados de la carretera. Ambos accesos desde la autovía están conectados a través de la antigua carretera nacional, denominada ahora Avenida de La Cabrera, que históricamente ha dividido la localidad en dos barrios. En ella se encuentran unos magníficos ejemplos de casas y chalets de piedra antiguos   que merecen especial atención, así como edificios públicos tales como el Colegio Comarcal, el Centro Comarcal de Humanidades o la oficina de turismo Villa San Roque.

Se echa en falta un sentido estético global que de imagen al municipio. Al fondo la majestuosa Sierra de La Cabrera ofrece un paisaje inigualable del que el municipio no es capaz de acomodarse a su estética.

Centro histórico – urbano

El centro del municipio está desarticulado, no habiendo unión entre los distintos puntos del municipio. Hay una articulación entre la plaza del Ayuntamiento y la plaza de la Iglesia, pero esta se fractura en seguida al no tener continuación. Las calles del casco antiguo, tanto del núcleo cercano a la plaza del Ayuntamiento como del núcleo del otro barrio son estrechas, no habiendo previsto el Ayuntamiento a través de sus Normas Subsidiarias, la apertura de nuevos viales o ensanche de los existentes, con los consiguientes problemas para el tráfico, tanto rodado como peatonal. Los lugares públicos de interés histórico como el lavadero o el potro de herrar no se encuentran señalizados, amén de que la limpieza de esos lugares deja mucho que desear. Y no digamos del mobiliario urbano o el embellecimiento de sus alrededores, totalmente nulo. Otros edificios públicos tales como el centro de mayores, que a pesar de su cercanía parece encontrarse a espaldas del municipio, igual que ocurre con la plaza Hermanas Granados.  

Patrimonio Histórico

Iglesia Parroquial de la Inmaculada Concepción: se encuentra dentro del régimen de protección previsto para los bienes susceptibles de ser incluidos en el Inventario de Bienes Culturales de Madrid, de acuerdo con lo especificado en el apartado a/ de la Disposición Adicional Segunda de la Ley 16/1985, de 25 de junio de Patrimonio Histórico Español.1 Ubicada en la céntrica plaza de la Concordia, dispone de una nave central, una sacristía, y una torre campanario con reloj. Alberga imágenes de la Purísima Concepción, San Antonio y San Lucas. En el altar mayor se encuentra un Cristo y una imagen de Nuestra Señora del Carmen. La nave principal hasta el arco de piedra data del siglo XVI, el presbiterio del siglo XVIII y la sacristía de la época de la posguerra. Está levantada íntegramente en granito de la zona y guarda similitud con otras iglesias de la Sierra Norte.

Patrimonio declaró en 1989 el municipio de La Cabrera como Bien de Interés Cultural, en la categoría de “Zona Arqueológica”, y dentro de ella, cuatro modelos históricos de poblamiento:

Convento de San Antonio: El Convento de San Antonio se encuentra ubicado en un entorno natural y paisajístico de gran belleza, en la ladera sur de la Sierra de La Cabrera, aproximadamente a unos 2 kilómetros del actual núcleo de población de La Cabrera, rodeado de vegetación y de manantiales de agua natural. De época medieval, aunque de origen incierto, este antiguo "cenobio" benedictino, se funda primero bajo la advocación de San Julián y posteriormente de San Antonio. Su origen en principio se remonta al siglo XI, que es cuando se instalan allí los benedictinos, aunque muy probablemente, lo hicieran sobre una construcción ya existente anteriormente, que bien pudiera remontarse incluso a la época visigoda. Fue restaurado por la Comunidad de Madrid entre 1988 y 1991 y se ha convertido en uno de los principales recursos turísticos del pueblo. Desde el punto de vista arquitectónico, el Convento de San Antonio es una joya de la arquitectura románica y se caracteriza por su construcción de un estilo románico primitivo, por su austeridad, así como por la originalidad de sus tres naves con crucero y cinco ábsides que en el interior dan lugar a cinco capillas independientes. En los últimos años se ha visto sometido a diversas obras de restauración, entre las que destacamos la reconstrucción de una arcada gótica tardía en el exterior. Las vistas desde el Convento son inmejorables.

Cancho Gordo: es la cota más alta del entorno serrano de La Cabrera y en él se ubica un asentamiento cuya cronología data del período del Bronce Pleno.

Hoya de la Cabeza: es un asentamiento situado en el Cerro de la Cabeza, y desde su emplazamiento se domina la dehesa de Roblellano. Posiblemente el yacimiento, que no ha sido excavado y es de difícil interpretación, corresponda al período protohistórico de la Edad del Hierro, posiblemente a la etapa carpetana. El poblado tiene dos partes, una superior y otra inferior. En la zona superior, a los pies del cancho que forma la cima del Cerro de la Cabeza, podemos observar una posible vivienda de planta rectangular, desde donde dominamos la Sierra de la Cabrera, y a media ladera, el Convento de San Antonio en la lejanía. Encontramos más vestigios de viviendas, reducidos a montones de piedras, aparentemente de planta circular. S manifiesta la falta de urbanismo. No se detecta la existencia de calles, y entre las supuestas viviendas se definen grandes espacios libres, característico de los castros en altura fortificados, y que se asientan sobre terreno granítico. 

Tumba del Moro: necrópolis posiblemente paleocristiana en el sureste del Cerro de la Cabeza. En la necrópolis encontramos varias tumbas simples, delimitadas por lajas de piedra hincadas, siendo la más llamativa una tumba antropomorfa tallada directamente sobre un afloramiento granítico.

-La antigua carretera nacional (Avenida de La Cabrera) formaba parte del Camino a Francia (Madrid-Irún), donde se encontraba una casa de postas y otros edificios de servicio.

Zonas singulares o típicas

• Centro de Innovación Turística Villa San Roque. Centro de asesoramiento e información turística. Alberga un Jardín botánico Villa San Roque, donde nos muestran la vegetación típica de la zona y nos ayudan a conocer la Flora y la Fauna asociada. Ofrece exposiciones temporales. Cuenta, además, con una sala multimedia para acoger jornadas de formación y cursos.

Potro de herrar: ubicado en la calle Carlos Jiménez Díaz.

Centro Comarcal de Humanidades Cardenal Gonzaga. Este centro muestra importantes colecciones artísticas y también alberga exposiciones temporales y representaciones de teatro, música, danza.

Plazas Públicas, Las más importantes son Plaza de la concordia (Ayuntamiento) Plaza del Cerrillo y Plaza de las Hermanas Rodríguez Granados. La primera es una plaza de paso para el ayuntamiento los comercios, banco, etc . se realizan algunos mercadillos ,además de las fiestas del pueblo. La segunda (del Cerrillo) recientemente reparada, no tiene otro mobiliario urbano que bancos, sin árboles, no tiene actividades .La tercera con una gran inversión local, se utiliza de aparcamiento y para el mercadillo de los viernes. Sin mobiliario urbano, ni árboles.

Antiguo Lavadero. Construido en piedra y de planta rectangular. En el interior se localizan dos pilones, uno de lavado y otro de aclarado.

Fuente Grande y Fuentecilla, antiguas fuentes que surtían de agua fresca los botijos de los vecinos hasta que fueron objeto de remodelación y embellecimiento hace unos 20 años, por cuyo motivo fueron removidos los manantiales, perdiendo su flujo de agua hasta llegar a agotarse, algo que jamás había sucedido

Rutas

Ecosistemas vivos: Ruta con paneles explicativos sobre los distintos ecosistemas ecológicos de la sierra (incluyendo unas lagunillas temporales), sus formaciones geológicas, así como la flora y fauna circundante.

Usos Tradicionales: Ruta relacionada con los usos tradicionales en la Dehesa: la cantería, la leña, el cisco, la minería, el uso medicinal de las plantas y la fabricación de paredes secas para delimitar fincas.

• Sendero de Gran Recorrido GR 10 a su paso por la Sierra de La Cabrera: El Sendero de Gran Recorrido GR-10 está trazado sobre antiguos caminos de caballerías y es un camino de larga tradición excursionista. En la Sierra Norte entra por el Pontón de la Oliva, después discurre por los términos de Patones de Arriba y Torrelaguna, hasta el Barranco de San Vicente de piedra caliza. A continuación transcurre al pie de la interesante Sierra de La Cabrera, con numerosos elementos destacados en los apartados de patrimonio y naturaleza. Para iniciar el recorrido en La Cabrera se puede hacer desde el Centro Villa San Roque, y desde aquí se atraviesa el pueblo hasta llegar a la calle “Subida al Convento”, que será la que tendremos que tomar para realizar nuestro recorrido por el GR-10. Tras abandonar las últimas casas y huertos del pueblo, comienza el camino hasta el Convento de San Antonio. El camino discurre entre encinas, y la bonita dehesa de Roblellano de roble melojo y un denso matorral de jara y cantueso entre otras especies aromáticas. El Convento de San Antonio (Siglo XI), localizado al pie de “Cancho Gordo”, a unos 1.187 metros merece una parada y si es posible una visita. Se trata de un antiguo cenobio benedictino, enclavado en un entorno natural de gran belleza. En la actualidad reside en él una pequeña comunidad de los monjes Identes. Desde el “Convento de San Antonio”, el camino continua en dirección hacia Valdemanco, pero ahora se trata de una estrecha senda que en unos minutos nos acercará hasta el “Collado de Valdemanco”. A lo lejos se puede observar una cantera, el pueblo de Valdemanco y más lejos Bustarviejo y el valle del mismo nombre.

• El Sendero de Pequeño Recorrido PR-M13 Sierra de La Cabrera: Se trata de un itinerario señalizado homologado (banda blanca y amarilla), a lo largo de la Sierra de La Cabrera en la vertiente norte de la misma. El inicio del camino se realiza a través de la súbida al emblemático pico de La Miel, destacado por muchas razones: por su especial belleza, por su interés geológico y por ser escuela de escalada. Situados en el pueblo de La Cabrera nos dirigiremos por la antigua carretera nacional Madrid Burgos hasta el final del pueblo (1.038 metros). Tras pasar una rotonda y el restaurante Cancho del Águila, continuamos por la carretera que tras ascender ligeramente se convierte en un camino de tierra que gira hacia la izquierda en dirección a la Sierra de la Cabrera. Tras abandonar los últimos chalets este camino se convierte en un pequeño sendero que asciende bruscamente por la cara norte del Pico de la Miel. El sendero bordea el pico y se llega a través de una zona de rocas planas a la cuerda de la sierra. A partir de aquí el recorrido transcurre paralelo a las cumbres de la sierra hasta llegar al collado del Alfrecho que marca una profunda brecha, para continuar después hasta el Cancho Gordo, donde tenemos el punto más alto del recorrido. Desde aquí el PR, toma dirección al collado del Medio Celemín y baja hasta el pueblo de Valdemanco.

 

Conclusiones

El Ayuntamiento parece vivir de espaldas a todas las posibilidades que da la zona de La Cabrera, desde un punto de vista del turismo relacionado con los deportes de aventura, de la naturaleza y de la historia. Hay algunas cosas que son irrecuperables, pero se podría intentar poner en valor, al menos señalando lo que ahí había. 

Habría que articular todo el centro del municipio, todas sus arterias principales y todo lo que lo rodea. La escasa comunicación entre el Centro de Humanidades, el Convento, la Villa de San Roque y el Ayuntamiento dificulta que estas arterias sean fluidas y que se empiece a generar un tejido vital entre ellas para que en su entorno se puedan generar negocios de cara al turismo, lugares donde comer, donde dormir, empresas dedicadas al turismo. Si la comunicación no es fluida desde el Ayuntamiento con estos centros, desde la Villa de San Roque no se promocionará tanto La Cabrera, los usuarios del Centro de Humanidades pasarán de largo, así como los del convento. Porque es el Ayuntamiento a quien le corresponde en primer lugar ser el primero en dar importancia a todo lo que hay en la localidad, promocionarlo y dirigir este entramado desde estos centros neurálgicos.

El Ayuntamiento tendría que saber lo que hay, tenerlo inventariado, también lo que hubo. Interpretación del Patrimonio (identificación, recuperación, documentación, gestión y cuidado), “Puesta de Valor” de lo existente y de lo ya perdido. Dar importancia al Granito en La Cabrera: piezas del museo Geominero, diques, canchas, Pilancones, etc…

En conclusión, empezar a dar valor a lo que hay y comenzar a crear este tejido que es el que acabará dando un sentido estético al municipio.